Arqueología Cubas de la Sagra

Arqueología: Yacimiento Camino de Santa Juana

El yacimiento Camino de Santa Juana ocupa unas 10 hectáreas de un terreno destinado a la construcción de viviendas. Antes de iniciar las obras, como es preceptivo por ley, se realizaron actuaciones prospectivas que condujeron a la localización del hallazgo. Un equipo de arqueólogos con Pilar Oñate y Juan Sanguino al frente han llevado a cabo, entre los años 2005 y 2011, diferentes fases de actuaciones arqueológicas en este terreno.


Gracias a estas excavaciones ha aparecido el mayor centro artesanal de época romana de la región (siglos IV-V después de Cristo). Un ajuar cerámico, un ajuar metálico, un conjunto termal, un centro alfarero y dos necrópolis.

Ajuar cerámico

Está integrado por ocho piezas de “Terra sigillata” (tipo de cerámica romana de color rojo brillante) hispánica tardía: cuatro cuencos y cuatro grandes fuentes. En su decoración se distingue la estampación de motivos de caza y caballería. Uno de los recipientes tiene grabada una berrea entre ciervos.

Ajuar metálico

Cuatro cuencos de diferentes medidas y una pátera todos ellos de bronce.

La relevancia de las piezas y su asociación proporcionan al hallazgo un significado especial, ya que se trata de un conjunto singular de utensilios de carácter suntuario. Es la primera vez que se encuentra en la comunidad un ajuar doméstico completo, cuya disposición hace pensar que fue ocultado intencionadamente. El descubrimiento, a un metro de profundidad y camuflado con paja, hace pensar el aprecio que sentía el propietario por las cerámicas y el sentimiento de una amenaza cercana.

Arqueología Cubas de la Sagra

Conjunto termal

Época altoimperial (siglos I y II d. de .C.). El edificio termal está compuesto por cuatro estancias, incluido un horno interior. Está parcialmente excavado y se ha reservado para su posible y futura musealización.

Centro alfarero

Época bajoimperial (siglos IV y V d. de C.). Incluye un raro ejemplar de secadero de cerámica, zonas de extracción y de vertidos, así como diez hornos, restos de combustión, pozos y cubetas de extracción de arcillas. Algunos de los hornos han sido excavados para integrarlos en una probable zona de musealización.

Necrópolis

Al noroeste de la zona termal hay una pequeña necrópolis de 10 sepulturas. En la zona norte una necrópolis con más de 400 sepulturas estimadas.

El yacimiento Camino de Santa Juana está integrado dentro del Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid. Gracias a las dotaciones de la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, los hornos y todo lo encontrado con valor arqueológico ha sido debidamente protegido. Con nuevas dotaciones se acondicionará un área para exponer los hallazgos.

Para Cubas de la Sagra este hallazgo es muy importante, ya que supone que el origen del pueblo se sitúa, al menos, en época romana y no en la medieval como hasta ahora se creía.


Casas Solariegas

Un paseo por Cubas nos descubre un pueblo limpio, tranquilo y con aires manchegos. Sus casas más antiguas están adscritas a la tipología tradicional rural, conocida como de “la Sagra madrileña” que consiste en casas con el tapial blanqueado, de uno o dos pisos bajo cubierta y teja árabe.

Pero también observamos casas señoriales, pertenecientes a las nuevas familias y apellidos que irán llegando desde el siglo XIX. Procedentes en su mayoría de Madrid, adquieren terrenos donde construirán sus segundas residencias, también conocidas como “hoteles”. A esta población de vacaciones y de fin de semana el pueblo los denomina “la colonia”.

Esto hará que muchas familias cuberas encontraran en ellas trabajo como servicio doméstico.

CASA DE LOS CASSY

Casas de los Cassy

La casa de la familia Cassy está situada en la plaza de la Constitución, junto a la iglesia de San Andrés.

Es una casa solariega catalogada por la Comunidad de Madrid por su interés artístico-cultural y que está rodeada por un extenso jardín de estilo inglés. La casa fue construida en 1721 por el marqués de Pozobueno y restaurada primero a mediados del siglo XIX y después, en un proyecto integral, en 1980.

En el siglo XIX llegarán a Cubas apellidos nuevos por diferentes motivos. Entre ellos estará la familia Cassy, que llegará en estrecha relación con el mayorazgo del doctor don Francisco González de Sepúlveda (médico del Santo Oficio y de Felipe III, que ya donó las casas y terrenos para el convento de los Capuchinos en el siglo XVII).

El primer Cassy que vivió en Cubas fue don Gabriel Cassy y Magdalena, administrador de los bienes de la marquesa de Pozobueno y heredera del mayorazgo del doctor Sepúlveda. La marquesa era viuda y no tenía hijos, ya que éstos murieron jóvenes. Igualmente, Gabriel Cassy era viudo y tenía un hijo que, con el matrimonio de su padre con la marquesa, se convertiría en heredero efectivo de estos bienes.

Actualmente esta casa está dedicada a la celebración de bodas e incluso ha sido utilizada para rodajes de películas, series, etc.

TEJAS VIEJAS

En esta casa podemos apreciar el estilo neomudéjar que se repite en muchas edificaciones de Cubas. Está construida con ladrillo y cajones de mampostería encalada de influencia toledana. Cabe destacar su torreón, que presenta en cada una de las caras de su parte superior tres arcos apuntados recercados con ladrillos.

Tejas viejas

CASA ZABALA

Casa Zabala

Edificio de estilo neomudéjar construido por el arquitecto Daniel Zabala Alvárez a finales del siglo XIX. Consta de dos plantas más un sótano y tiene forma de Y. Su fachada de ladrillo está decorada con imposta de separación de pisos.

Durante la Guerra Civil fue ocupada por los soldados alemanes pertenecientes a la Legión Cóndor.

Actualmente está dedicada a actividades de restauración y es conocida como La Casona.

LOS ZUÑIGA

Situada en la calle de la Inmaculada a su paso por la plaza de la Constitución.

Otra muestra más de estilo neomudéjar con un bello torreón.

Los Zuñiga

Convento de los Capuchinos. Actual Ayuntamiento

En 1618 el Marqués de Povar, quién en ese momento ya era el señor de Cubas y Griñón, decide fundar un nuevo monasterio bajo su patronazgo. Su petición será concedida gracias, en gran medida, a la buena situación geográfica y comunicación de Cubas, situada cerca de Toledo, de la que en esos momentos dependía en lo eclesiástico, y a Madrid, de la que dependía en lo administrativo.

Los monjes de la orden de los Capuchinos (pertenecientes a la orden de San Francisco) llegarán al pueblo fundando el Convento de los Capuchinos bajo la advocación de Santa Catalina de Alejandría.

Convento de los Capuchinos

Las casas y terrenos donde se construirá el convento serán una donación de don Francisco González de Sepúlveda, médico del Santo Oficio y de Felipe III, estando éstos ubicados en la parte Norte de la villa.

Desde este momento los capuchinos vivirán en Cubas sin llegar a ser una gran comunidad. Sus ingresos vendrán de la huerta y de las limosnas que los vecinos cuberos les irán dando e incluso legando en sus testamentos.

En el siglo XIX, con la llegada de Napoleón y sus reformas, el convento permanecerá vacío hasta 1813, y cuando los frailes lleguen de nuevo al convento, su número será menor.


Con la desamortización de Mendizábal el convento desaparecerá, no quedando ningún fraile en 1836 y pasando todas sus alhajas a la Iglesia de San Andrés (el cáliz de plata de la marquesa de Malpica, la pila de agua bendita y un relicario, en cuyo centro se encerraba la cabeza de San Simón Apóstol). En 1841 será vendido en pública subasta siendo adquirido por Valentín Sacristán. En los años siguientes esta propiedad irá pasando en herencia por la familia, ampliando sus terrenos o en algunos casos vendiendo parte de sus huertas.

En la actualidad, después de su reforma, el convento alberga el nuevo ayuntamiento de Cubas.


Real Fábrica de Tapices de San Antonio

Real fábrica de Tapices de San Antonio

La fábrica fue fundada por la familia Stuyck, en los años 20 del siglo XX, con el deseo de ayudar al pueblo y a sus jóvenes a tener un futuro más allá de la agricultura. Esta familia era muy conocida y respetada en el pueblo, teniendo una residencia particular en Cubas. Los Stuyck, además, eran conocidos por ser los directores de la Real Fábrica de Tapices de Madrid desde el último tercio del s. XIX con Gabino Stuyck Dulongal. A través de los siguientes años, se fueron sucediendo en la dirección de la Real Fábrica, de padre a hijo, siendo curioso también como se iban sucediendo los nombres de Gabino a Livinio y viceversa.

Se escogerá como primer local una casa situada en la calle de la Inmaculada, esquina a la glorieta de Gabino Stuyck, y más tarde se trasladará a la finca que hoy ocupa en la calle Livinio Stuyck.


El pueblo, hasta finales de los años 30, se dedicará a tejer alfombras de nudo y tapices para familias nobles y adineradas. Llegará a tener un centenar de empleados, lo que nos resalta la importancia económica que la Fábrica tuvo para el pueblo.

Cesará su producción en 1936 y sufrirá la destrucción de telares, alfombras, etc., en los primeros momentos de la Guerra Civil. Desde entonces no volvió a abrir sus puertas.

Real fábrica de Tapices de San Antonio

En 1954 la Congregación de Misioneras Cruzadas de la Iglesia adquirió el edificio a la familia Stuyck. En un primer momento fue noviciado y más adelante se convirtió en la Escuela-Hogar “Santa María de los Apóstoles”, centro educativo gratuito para los niños de Cubas y de la provincia de Madrid. Actualmente se ha convertido en una casa de espiritualidad regentada por las monjas de la congregación.


Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol

La Iglesia de San Andrés Apóstol está situada en la plaza de la Constitución, en el centro del municipio. Es uno de los enclaves fundamentales que acompaña al pueblo desde el siglo XII, en el que se empezó a construir su ábside, de estilo mudéjar, típico en las construcciones toledanas desde la segunda mitad del siglo XII hasta fines del XIII.

El edificio sufrirá continuas transformaciones hasta nuestros días, documentándose una serie ininterrumpida de intervenciones sobre el antiguo ábside. Entre estas transformaciones hay que destacar la bóveda gótica construida entre los siglos XV y XVI.

Iglesia Parroquial

También de gran belleza tenemos la nave con artesonado mudéjar del siglo XVI: su ornamentación es sencilla y responde a un esquema muy clásico dentro de la tradición de la “carpintería mudéjar”.

Y por supuesto no podemos dejar de hablar del Retablo Mayor, dedicado a San Andrés, que preside la Iglesia, siendo un interesante conjunto de arquitectura, escultura y pintura, encargado en un primer momento a Pablo de Cisneros y realizado por diversos maestros entre 1582 y 1652 y que sigue los planteamientos estéticos del llamado “clasicismo toledano”.

Iglesia Parroquial

Todos estos elementos harán del templo un ejemplo interesante en el que se puede ver la huella de los dos períodos de mayor esplendor de las obras realizadas en estos siglos en el arzobispado y reino de Toledo: la fase “mudéjar” y el “gótico final”.

En 1983 será declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento Histórico-Artístico, de carácter nacional (Real Decreto 525/1983, de 19 de enero).

La iglesia fue restaurada entre los años 1990 y 1993, dándole la actual y mejorada imagen que podemos observar en la actualidad.


MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE LA CRUZ. CONVENTO SANTA JUANA

El origen de lo que actualmente es el monasterio de Santa María de la Cruz o Convento de Santa Juana se sitúa a mediados del siglo XV en una pradera cercana al pueblo de Cubas de la Sagra. Según testimonios y documentos de la época, fue aquí dónde la Virgen se apareció a una pastorcilla llamada Inés en marzo de 1449.

La Virgen expresó a la niña su deseo de tener en este lugar una iglesia donde se le rindiera culto.

Primeramente se construyó una pequeña ermita o “casa de la Virgen”, llevando la advocación de Santa María de la Cruz, que más tarde se convertiría en un beaterio (1464). Pero fue gracias a la obra de la madre Juana de la Cruz, conocida popularmente como “La Santa Juana”, que éste se transformó en uno de los monasterios (siguiendo la Orden Tercera de San Francisco de Asís) más importantes y ricos de la época, gracias a los favores que reyes y nobles le darán (como curiosidad y ejemplo de la riqueza del convento, señalar que el terreno donde se erigió la primera capilla de la Virgen de la Paloma en Madrid (1795) era propiedad de las monjas).

Se convertirá en un importante lugar de peregrinación y pasarán por él personajes tan importantes como Don Juan de Austria, Carlos I (que pasó la noche en el monasterio de camino en su viaje al Monasterio de Guadalupe) y Felipe II.

Convento Santa Juana

La estructura principal del edificio data del siglo XVI, e irá conociendo diversas reformas. Sufrirá numerosos incidentes a lo largo de su historia: invasión de las tropas francesas, desamortización de Mendizábal o su destrucción en la Guerra Civil, siendo destruidos también su biblioteca y su archivo


Convento Santa Juana

El monasterio será reconstruido por la institución “Regiones Devastadas” [1], con una fábrica más modesta, y se reiniciará la vida monástica en 1943. En 1988 se comenzó la reconstrucción del templo, finalizando en 1994.

Su retablo mayor y el tabernáculo donde se guardan los restos de la Santa Juana están atribuidos al arquitecto de retablos Sebastián de Benavente y es del siglo XVII. (Cruz Yábar, Juan María “Sebastián de Benavente y la orden franciscana” en Revista de Anales de la Historia del Arte 2011 21,123-146).

Convento Santa Juana

Asimismo, la capilla mayor de la iglesia era obra del arquitecto barroco Manuel García e incluía una serie de esculturas del escultor Pedro Alonso de los Ríos. Por desgracia, ambos se perdieron con la destrucción del convento durante la Guerra Civil. Se sabe de su existencia gracias a documentos hallados en el Archivo Histórico de Protocolos de Madrid.

El edificio consta de un núcleo principal organizado en torno a un claustro e integrado por las dependencias conventuales, de dos plantas, la sala capitular y la capilla que ocupaba todo el lateral oeste.

La iglesia actual es de reciente construcción y corresponde al coro de la antigua, y a través de la cripta se puede acceder a la misma.

Convento Santa Juana

Santa Juana

Juana Vázquez nació en el pueblo de Azaña, hoy Numancia de la Sagra (Toledo), en 1481. En numerosas ocasiones manifestó su deseo de “tomar hábito”, a lo que su padre siempre se oponía. A los 15 años de edad decidió incorporarse a la vida monástica y huyó de su casa y de un matrimonio concertado vestida de muchacho, para unirse al beaterio de Nuestra Señora de la Cruz.

Destacó en el convento su piedad y sus momentos de “éxtasis”, mostrando carisma como predicadora y finalmente fue nombrada abadesa, acudiendo a escucharla grandes personajes de la época, como el Gran Capitán o el Cardenal Cisneros.

Ésta se propuso reformar el monasterio, recibiendo grandes donaciones de familias nobles españolas e incluso Carlos I dotó al monasterio de unos juros perpetuos que aseguraron una notable renta anual a las monjas. Pero quién realmente dio la aportación más importante al monasterio fue el Cardenal Cisneros, que otorgó a la abadesa y a las monjas dos privilegios consecutivos en los que se les concedía los derechos, anejos y pertenencias, frutos y rentas de la iglesia parroquial de Cubas, que desde entonces quedaba unida al monasterio.

Todos estos privilegios hicieron vivir a Juana muchas envidias e intrigas dentro del monasterio, llegando incluso a ser destituida de su cargo de abadesa a favor de la subpriora. Al poco tiempo la subpriora murió y Juana volvió a ser nombrada abadesa.

La madre Juana de la Cruz murió el día 3 de mayo de 1534. Enseguida fue proclamada santa por el pueblo, llegando a recibir culto público. Tras el Concilio de Trento, al no poder ser reconocida su santidad por "culto inmemorial" por no cumplirse los cien años que marcaban los decretos de Urbano VIII, hubo de seguir el camino normal. Fue declarada Venerable. Los escritos de la época de los sermones de sor Juana cuando estaba en "éxtasis", fueron la causa de la paralización del proceso, reemprendido en dos ocasiones, y una vez más en la actualidad.

Hoy en día el monasterio guarda los restos de Sor Juana que fueron quemados y dispersados en los años 30 y parte de ellos recuperados más adelante, colocados en la urna que hoy se venera en el templo de las religiosas.

Muchas son las obras que se han dedicado a la vida y obra de Sor Juana de la Cruz. Entre ellos destaca la trilogía de Tirso de Molina (http://www.uqtr.ca/teatro/teapal/TeaPalNum06Rep/TeaPal06Zugasti.pdf) y el soneto que Félix Lope de Vega y Carpio escribió a Santa María de la Cruz y a la Santa Juana.

“Al sol que el cielo espléndido ennoblece,

Tal vez se opone densa nube oscura,

Que aprisiona su luz, mientras dura,

Piensa la tierra vil que el sol padece:

Mas la virtud que en las ofensas crece,

Rompe la sombra que turbar procura

Su eterna claridad, y más segura

Con doblada corona resplandece.

Así vuestras virtudes peregrinas

-Heroica Virgen, del Cordero Esposa-

Tocadas muestran como fueron finas.

Las dudas deshacéis, Juana dichosa;

Y no son nubes ya, sino cortinas

Que descubren la imagen más hermosa.”


PARQUES Y ZONAS VERDES

El parque de Cubas por excelencia es el Parque de Doña Julia. Está situado frente al edificio del Ayuntamiento y es lugar de referencia y reunión para sus habitantes. Tiene una extensión de 3.006 m2 con árboles adultos, predominando el olmo, para disfrutar de buena sombra.

Parque Doña Julia
Parque de la Granja

En los últimos años y coincidiendo con la expansión urbanística, hemos visto ampliados los terrenos dedicados a parques públicos.

Tenemos el Parque de la Granja en la Urbanización El Soto, creado en 2003 y con una extensión de 13.437 m2. Tilos, plátanos y olivos conviven con arbustos y rosaledas. Dispone de una amplia zona para juegos infantiles.


Junto al centro comercial encontramos el Parque de las Pérgolas. Creado en 2006 cuenta con zona de juegos, estanque y extensa zona para paseo.

Parque de las Pérgolas
Parque de las Pérgolas

En la esquina de la calle Fresnos con Juan de Austria de la Urbanización El Soto encontramos un parque semiforestal de 8.944 m2, con zona verde salpicada de olmos adultos y zona de juegos.


Parque Semiforestal
Parque de los Olmos

El Parque de los Olmos posee gran cantidad de árboles de esta especie aunque también cuenta con almendros. Se eligieron estas especies autóctonas por necesitar menos agua y ser poco vulnerables a las plagas. Se caracteriza por paseos bordeados de arbolado y una zona central de descanso.


El Parque de la Malata, situado en la urbanización de la que toma su nombre y con una extensión de 2.831 m2 posee zona de juegos infantiles.

Parque de la Malata
Parque

Jóvenes prunos alineados, olivos y arbustos arropan la zona de juegos del parque situado en la calle Mester de Clerecía. Tiene una extensión de 3.859 m2.


En la calle Garcilaso de la Vega disfrutamos de un parque con una extensión de 13.876 m2. Tiene grandes ejemplares de olivo y jóvenes prunos y fresnos. Dispone de un área de juegos infantiles y área de aparatos de ejercicios para mayores.

Parque

Además de todos los parques ya mencionados, Cubas cuenta con un Pinar Municipal al oeste del casco urbano, entre las calles Villanueva de Córdoba, de la Ermita y Pozo blanco. En la esquina de estas dos últimas hay una ermita que acoge una imagen de la Virgen de Luna. Plantado hace casi 60 años, este pinar de pinos piñoneros es un pulmón más con el que cuenta nuestro pueblo.

Pinar Municipal Cubas
Ermita Virgen de Luna